sábado, 28 de enero de 2017

REVISIÓN FROGMAN GWF-D1000 por JUAN MARICHAL

Hola a todos, vengo a presentaros lo último que ha llegado a mis manos, y cómo no, lo hago aquí, en la casa de un buen amigo como es Adán, y en su blog, uno de los mejores lugares para tratar sobre nuestros queridos CASIO y en concreto, los G-Shock.






La pieza en cuestión es el nuevo GWF-D1000, vamos, la nueva y ultimísima versión del mítico Frogman de CASIO. Debo decir, que husmeando por la red para buscar biseles, correas y demás para mi GF-1000 (la versión anterior, del 2009), me topé con que la marca, había decidido sacar un nuevo modelo de su Diver por excelencia, en un principio no reparé demasiado en el y seguí camino, pero el verlo en vivo y manosearlo detenidamente un rato, fue la perdición, pues ya se me quedó el gusanillo de poseer semejante máquina.


Hete aquí que hoy cae en mis manos, y debo decir, que es una de las mejores compras que he podido hacer en mucho tiempo, es caro, si (aunque lo he pillado por un muy buen precio visto el mercado), pero vale cada céntimo, a continuación os dejo una reseña personal sobre las impresiones que, nada más sacarlo de la caja, me han invadido.....................


En primer lugar, ver esa caja asimétrica (en esta ocasión, y con motivo del añadido del sensor, el reloj da la impresión de estar algo más centrado, pero es sólo impresión visual, pues la seña de identidad no se pierde en absoluto).

El peso, CASIO ha elevado este nuevo Frogman hasta los 141 gramos, que se notan, dan una sensación de robustez, de solidez, como decían los viejos, aquí hay material.



La correa, brutal, gruesa, que supera en unos tres centímetros en largo a la del GF-1000, con el refuerzo de fibra de carbono vista en el interior, da la impresión de poder colgarse de ella al peso sin problema por que se pueda romper, esa hebilla, robusta, dura, cepillada, al igual que la trabilla, de un espesor espectacular. Apuntar que la misma va unida a la caja por unos enormes tornillos de cabeza hexagonal, que dan la imagen de poder aguantar los mayores y más recios tratamientos por parte del usuario exigente.





Los botones, gigantescos, son tipo ISO, yo diría que son Súper ISO, puesto que se podrían pulsar con manoplas incluso, es un placer la suavidad de accionamiento y su solidez. Posee cinco, dos de ellos circulares y tres rectangulares con estriado, lo que añade un atractivo agresivo al conjunto.





La caja, tremenda con su acabado DLC, a prueba de todo, con unas asas que transmiten poder, potencia, dejo unas imágenes de la red con ella al aire, es realmente un alarde de la marca en todos los sentidos. (Imágenes de la caja tomadas de la red, vistas en este mismo blog)






La pantalla, legible, diáfana, protegida por un cristal zafiro sintético que dará mucho que hablar en cuanto a su resistencia sin límite, pues CASIO no hace las cosas a medias, más bien lo contrario, sobredimensiona sus especificaciones en grado sumo. Ofrece toda la información de un vistazo simple, pues los dígitos son de un tamaño respetable.


En el modo hora, podemos ver, de una vez, la hora, fecha, evolución de las mareas y fase lunar, aparte de las indicaciones de batería, sonido activado/desactivado, ahorro de energía, alarma conectada, etc..........



Las funciones y prestaciones, pues, en esta ocasión, CASIO ha optado por equipar al Frogman con un Triple Sensor de su última serie, capaz de ofrecer datos sobre profundidad (hasta 80 metros), temperatura (tanto dentro como fuera del agua), y orientación (brújula, calibrada para funcionar de manera óptima tanto en la superficie como bajo el agua, y con una inclinación máxima de 80 grados, ahí es nada). Todas las medidas elegibles en unidades al gusto del usuario.

Los juegos de datos de registro de buceo incluyen todos los datos emanados del sensor para una anotación más que completa. También dispone de alarmas de ascenso rápido en la función profundímetro, también, y como prestación añadida, dispone de la función “Sellos de Tiempo”, con el enigmático botón central de la parte izquierda del reloj, para ir registrando de forma aleatoria en las inmersiones datos concretos.

Este es un modelo con ajuste de la hora radiocontrolado, tanto en modo manual como automático, lo que nos garantiza la precisión extrema en todo momento, aparte, es solar, con una capacidad de trabajo enorme que parece no mermar nunca (especialmente si activamos el ahorro de energía, lo cual, alargará la vida del acumulador de una manera espectacular).

Detalles estéticos, bueno, la trasera, con esa rana equipada con un casco, mostrando la enorme protección que dispone el reloj en su poderosa estructura, los tornillos del bisel, que, a juego con el sensor lateral, poseen un perfilado azul en la base, aparte de los tres troqueles, seña de identidad del modelo en la serie, una parte de esas robustísimas asas a la vista del usuario, tremendo, en fin, aspecto de herramienta emanado por todos los poros.



CASIO acaba, literalmente, de reventar el concepto del reloj de buceo, creando el DIVER TOTAL.