lunes, 23 de febrero de 2015

OLD SCHOOL VINTAGE G-SHOCK

Como sabéis no suelo vestirme los modelos G-Shock "vintage" que poseo, por razones obvias, tengo miedo a que se golpeen...pero he decidido darles uso de vez en cuando, eso si, sin pasarse...para abusos ya están modelos más jóvenes.

Hoy he tenido que salir a hacer una gestiones y me encuentro con mi DW-5200 en la muñeca...



Salgo a la calle con mi segundo G-Shock vintage que he tenido, el primero fue otro DW-5200 en peor estado que vendí...los DW-5200 me gustan mucho tienen hasta mejor estética que los DW-5000.

Sales a la calle con un "vieja escuela"...un viaje al pasado.

Empiezo a caminar por las calles y me cruzo con un colegio, están en la hora del recreo, gritos, niños corriendo, el edificio del colegio...esta igual que en aquellos años, no parece hoy 2015, escucho a esos críos y parece que el mundo no ha cambiado nada, podría ser hoy 1976.

Sigo caminando con los pensamientos en ese colegio y en sus sonidos...paso por un parque y los bancos de madera envejecidos prematuramente por la intemperie me recuerdan a los mismos bancos de la adolescencia, las "pellas"(no asistencia a clase)...es curioso...

¿Quien no perdió su tiempo aquí?...¿Quien no sentó su trasero en el respaldo poniendo los pies en el asiento?...

Desde luego, no pensaba que al ponerme este reloj comenzaria a recordar tantas cosas y tantos años pasados, que por raro que parezca, se pueden sentir como que fueran ayer.

Mi DW-5200 goza de buena salud, 30 años a sus espaldas.

Termino una de las gestiones que tenía que hacer y me olvido por un rato de estos pensamientos "retro", pero no por mucho tiempo...caminando me vuelvo a encontrar con algo que llama mi atención, no creo en las casualidades...y al verlo no puedo evitar sonreír, me paro, le hago dos fotos.

¿Qué veis en la foto?...

Me sorprende...no es casualidad...

Como he dicho...sonrió, el coche fantástico delante de mis ojos, como sacado del túnel del tiempo aparece lleno de polvo, como si saliera de un capitulo de la serie tras pasar a toda velocidad levantando polvo...No encontré a Michael Knight...

Michael en la serie también tenía un reloj digital...

No puede evitar hacer otra foto...

A pesar de los años...es precioso.

Será que todo lo que esta bien hecho conserva su espíritu a través de los años, ya pueden ser coches, relojes...da igual.

Dejo a Kitt en el taller y le deseo lo mejor.Tener ese coche en mi garaje...sería ascender en mi vida como friki...es para pensárselo...

Ahora ya no abandono los pensamientos tras tantos recuerdos...vuelvo a sonreir y me prometo que sin duda usaré más mis relojes G-Shock de la vieja escuela...ha sido toda una experiencia que espero volver a repetir.Y por extensión os digo, sacarlos de la caja alguna vez, merece la pena.


Nada nuevo bajo las estrellas.